Consejos para dar un discurso de graduación

No es fácil hablar en público – y es aún más difícil cuando tienes que hacerlo frente tus amigos, compañeros, padres y maestros. Pero no hay por qué tenerle miedo a esta experiencia. Dar un discurso de graduación es algo que no todos podrán hacer en su vida. Por eso, hay que aprovechar la situación y dar un gran discurso de graduación.

Muchas personas se preocupan por hacer su discurso algo significativo que debe responder las grandes preguntas existenciales de la vida. No te debes preocupar tanto por esto, ya que tú también apenas te estás graduando. En cambio, mejor habla sobre lo que sabes, reflexiona sobre tus recuerdos y dales unos consejos a todos. Sigue leyendo para saber más.

3 consejos para tu discurso de graduación

1) Busca inspiración

Antes de que empieces a escribir tu discurso, te recomendamos usar el internet para hacer un poco de investigación. Algo que puedes hacer es buscar grandes y famosos discursos de graduación, para ver qué tipo de discurso quieres dar. Algunos se centran en la seriedad, mientras otros buscan usar el humor como una herramienta para hacerlo memorable. O bien, puedes mezclar un poco de todo. El chiste es que te inspires.

2) Darle estructura a tu discurso

Como todas las grandes historias, tu discurso también debe tener un inicio, una mitad y un final. Piensa en cómo vas a abrir tu discurso. Un buen inicio va a cautivar a todos y tendrás su atención por el resto del tiempo. A la mitad de tu discurso, menciona lo que tú consideres que es más importante. Usa palabras y frases que indiquen que ya vas a terminar cuando llegue el tiempo – esto permite que las personas te sigan más fácilmente y sepan qué esperar de tu discurso de graduación.

3) No lo hagas tan largo

Algo que no se demuestra a menudo en las series televisión y películas es que, las graduaciones son un poco incómodas para los alumnos. Tener la toga encima y caminar con ella a veces es incómodo porque ¡da calor! Dependiendo del lugar de tu graduación (adentro o afuera), esto puede volverse aún más incómodo. Por ende, te recomendamos no hablar por más de cinco minutos. Tus compañeros ya se quieren ir a festejar – no los aburras.

Después de un gran discurso, no hay nada mejor que una fiesta de graduación. En IMITI, contamos con salones de evento para justo este propósito. Contáctanos.

×