Halloween origen e ideas para festejarlo en México

ideas para halloween

Con el inicio de Octubre llega la época del año en que las calles se llenan de niños y adultos disfrazados, las ventas de dulces y chocolates se disparan y adornos de color naranja, morado y negro dominan las fachadas de casas, escuelas y oficinas. Y es que el 31 de Octubre se celebra Halloween o Día de Brujas, que es la festividad no religiosa más importante en Estados Unidos, y una de las más populares a nivel mundial. 

Origen del Halloween

Existe una idea generalizada de que esta festividad se originó en Estados Unidos. A pesar de que la versión moderna del Halloween sí proviene de este país, el origen de esta tradición viene de los Celtas, desde hace más de 2000 años. 

En aquellas épocas, en la región de Irlanda, la celebración de la transición de verano al invierno y el fin de la temporada de cosecha se conocía como Samhain. El primer día de Noviembre marcaba el inicio de un nuevo año para los Celtas. 

Así mismo, el día anterior (31 de octubre) era asociado con un estrechamiento entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. Por tanto, se creía que las personas fallecidas podían regresar a este mundo a causar problemas y a dañar los cultivos. 

Con el paso del tiempo, la festividad se extendió por Europa y se incorporaron elementos religiosos, principalmente Romanos Cristianos.

Esta tradición llegó a nuestro continente con las colonias inglesas en América, pero se popularizó hasta la segunda mitad del siglo XIX, con la llegada de millones de inmigrantes irlandeses a Estados Unidos. 

A través de los años esta festividad evolucionó e incorporó elementos más sociales e infantiles, hasta convertirse en el Halloween moderno que conocemos. 

Celebración híbrida en México

En México contamos con la celebración del Día de los Muertos el 1 y 2 de noviembre. Sin embargo, dada nuestra cercanía a Estados Unidos, el Halloween se ha convertido en un festejo sumamente arraigado en nuestra población. 

El resultado de esto es un festejo de 3 días en el que se mezclan las ideas del Halloween del norte, como los disfraces y los dulces, con las tradicionales propias de nuestro país, como las ofrendas y calaveras.

Disfraces, dulces y desfiles

Disfrazarse y salir a pedir dulces es, probablemente, el ritual más característico del Halloween. Esta tradición es análoga al trick or treat (travesura o dulce) de Estados Unidos. 

A pesar de que esta actividad es más popular entre niños, hoy en día es muy común que los adultos también se disfracen para ir a la oficina, universidad, o simplemente por diversión. 

Otra de las actividades más comunes durante el día de Halloween son los desfiles de disfraces. En lugares populares y concurridos, como plazuelas, explanadas y centros históricos, suelen reunirse grandes grupos de personas disfrazadas para recorrer las calles desfilando, comiendo dulces y tomándose fotos. Esta actividad es muy popular, pues es apta para todas las edades.

Fiestas de Halloween

Una de las actividades más populares para adultos son las Fiestas de Halloween. Evidentemente, el concepto y requisito de estas fiestas es que los invitados vayan disfrazados. 

Los disfraces pueden ser de una temática especial, como alguna película o libro, o generales. La idea fundamental es que los disfraces den miedo, sin embargo, hoy en día se aceptan disfraces relacionados a cualquier ámbito o personaje. 

Las decoraciones de estas fiestas se basan en los tradicionales colores naranja y morado, y suelen realizarse en lugares oscuros como sótanos y bodegas. 

Así mismo, la idea es incorporar la mayor cantidad de elementos de miedo, como adornos tenebrosos, telarañas, y bebidas rojas que simulen sangre. 

Películas de miedo

Una opción para las personas que no disfrutan del ruido o de los grupos grandes de personas son las películas de terror. Un excelente plan para las noches de Halloween es comprar muchas golosinas, quedarse en casa y armar un maratón de películas clásicas de miedo. 

×