¿Cómo ser un gran anfitrión?

¿Te toca ser anfitrión en una fiesta? Nosotros te ayudamos. Ser un gran anfitrión parece fácil, pero hay detalles muy importantes. No sé trata sólo de invitar gente a un evento. Un buen anfitrión se esmera en que sus invitados lo pasen muy bien. Por eso, existen diferentes etapas en las que se debe fijar.

Antes de un evento

¿Qué evento es? Esta pregunta es importante para ver el nivel de organización necesaria. Si es algo informal, hay que olvidarse de mandar invitaciones y tener RSVP. En cambio, algo más formal (boda, graduación) tendrá lugares asignados, por ejemplo.

Un buen anfitrión:

  • Contacta a todos los invitados para que aparten la fecha.
  • Contrata servicios. Catering, floristas, fotógrafos, entretenimiento, etcétera. Confirma con los servicios la fecha y los detalles (horario de servicio, tiempos de montaje, espacio necesario).
  • El día del evento llega antes para organizar montajes y logística con los servicios.
  • Previene cualquier urgencia. Por ejemplo, deja una canasta básica en el baño con toallas sanitarias, gel desinfectante, analgésicos, aguja e hilo. Esto anticipa problemas sencillos de las invitadas.

Durante el evento

El día del evento es cuando un anfitrión se luce. Esto es a través de pequeñas acciones como son las siguientes:

  • Recibe a los invitados.
  • Ve que no les falte bebida, comida, asiento.
  • Atiende a las necesidades. Ya sea personalmente o a través de los servicios contratados.
  • Es maestro de ceremonias de cierta forma. Es decir, ve que el evento fluya con orden y sin atropellos. 

Al final del evento

Cuándo evento sale bien, un buen seguimiento es importante. Pero si sale mal, ¡importa más! Una tarjeta (digital) de agradecimiento por ir al evento siempre es un buen detalle. Si fue un evento más corporativo, un mail con los siguientes pasos post evento (convenciones, premiaciones, fin de año) siempre motiva a los empleados. 

¿Por qué te hace un gran anfitrión dar seguimiento?

Un buen anfitrión se preocupa por sus invitados. El seguimiento hace que sus invitados se sientan acompañados e importantes. Son esos detalles los que destacan a los buenos anfitriones. Conocen las alergias de sus invitados. Sabe qué bebida es la que más gusta. Propone un buen entretenimiento. Todo eso hace que los eventos sean un éxito. Pero ante todo, un buen anfitrión le da un tono humano a cualquier evento. Es quien pone cara y calidez. ¿Lo habías pensado? 

Ahora ya lo sabes. Todo está en los pequeños detalles.

Asegura el exito en tu evento con IMITI.

×